objetivos generales y especificos de un plan de marketing

A fin de que un propósito sea alcanzable, una compañía debe tener la gente y el dinero para respaldar la campaña de marketing y asimismo para hallar los desenlaces previstos en el período temporal esperado.

¿Los usados tienen las capacidades y la capacitación para lograr los objetivos? ¿Hay restricciones que les impidan lograr los objetivos?

Ejemplo de plan de marketing digital

Un plan de marketing digital ha de ser simple de comprender para todos, no solo para los responsables de arrancar las acciones de marketing con las que se quieren hallar los objetivos. Su composición ha de ser fácil:

  • Introducción con una corto explicación.
  • Información sobre la compañía.
  • Catálogo de bienes y prestaciones de la compañía.
  • Definición del público propósito.
  • Definición de la rivalidad.
  • Análisis del contexto.
  • Definición de los objetivos.
  • Mención a las acciones de marketing que se van a llevar a cabo y presupuesto de exactamente las mismas.
  • Factores de evaluación y control del cumplimiento del plan.

Objetivos de marketing

– Los objetivos de marketing se supeditarán siempre y en todo momento a los objetivos y tácticas corporativas.

– Han de ser específicos, realistas, voluntaristas, el motor del trabajo comercial y congruentes entre sí como con el resto de objetivos empresariales.

¿Cuáles son los objetivos de un plan de marketing?

¿Un mismo plan de marketing es aplicable a cualquier clase de compañía? Evidentemente que no. Antes de hacer una compañía, o comenzar a efectuar el primer plan de marketing, tienes que saber que cualquier estrategia promocional debe ir apuntada particularmente al ámbito del negocio, para contemplar las pretensiones de un nicho preciso.

Imagen: Olivier Le Moal || Shutterstock

¿Qué condiciones debe reunir una meta?

En el apartado previo hemos citado ciertos objetivos de un plan de marketing, pero hay otros varios, según la naturaleza de la compañía o la actividad que desarrolle. Y todo propósito que se proponga debe reunir una sucesión de condiciones.

  • Primeramente ha de ser medible, así sea cuantitativamente (por poner un ejemplo, el incremento de entidades vendidas) o cualitativamente (con investigaciones de satisfacción). Y esta medición debe dar datos sobre la situación de partida, la evolución de las acciones y los desenlaces finales.
  • Esto último nos transporta a otra condición: todo propósito ha de ser acotable en el tiempo, con una fecha de finalización del plan para lograr investigar los datos.
  • Y, por último, estos objetivos han de ser realizables y realistas: el término realizable apunta a la compañía (debe tener elementos suficientes para realizarlo), y la iniciativa de realismo está mucho más con relación a el contexto o mercado en el que se desplaza la compañía. Si uno no está bien ponderado, el plan y sus propósitos están abocados al fracaso.

Deja un comentario