marketing relacional desde el enfoque de la perspectiva de clientes

En el momento de diseñar un plan estratégico de marketing relacional, debemos contemplar por lo menos las 4 fases siguientes:

  1. Estudio de la situación: Toda compañía debe investigar el contexto en el que se desplaza y sus opciones. El análisis de afuera y también de adentro (como parte fundamental de cualquier plan de marketing), es la piedra sobre la que se basará nuestro plan de marketing relacional. Este análisis va a ser distinto conforme el enfoque relacional sea un factor nuevo, o suponga una evolución sobre orientaciones o vivencias precedentes de la organización. Este análisis debe llevarnos a detectar de forma clara el SWOT en el que desarrollan nuestras relaciones con clientes del servicio y resto de stakeholders.
  2. Determinación de la actividad de la compañía orientada al cliente: Para saber la actividad de tu compañía, primero debemos investigar su identidad. En este aspecto, desde la visión del marketing relacional, debemos proponernos si nuestra compañía es la que deseamos que sea y si es la que aguardan nuestros clientes del servicio. La mercadotecnia relacional busca determinar precisamente un posicionamiento por la parte de la compañía en concepto de orientación al cliente. Una orientación que busca la satisfacción del cliente y su misión está orientada a este. Esta orientación del marketing relacional se lleva a cabo esencialmente en tres áreas: atención al usuario, calidad y marketing, y rompe con la orientación clásico que las compañías tienen en el producto para poner al cliente y sus pretensiones en su rincón.
  3. Planteo de los objetivos relacionales: Una vez identificadas nuestras opciones y el posicionamiento que pretendemos, la definición de los objetivos relacionales no es mucho más que su materialización. El planteo de objetivos relacionales fragmenta nuestra misión relacional. No debemos olvidar, que los objetivos relacionales tienen que tener exactamente las mismas especificaciones que algún otro tipo propósito: priorizados, medibles, alcanzables, claros,.. En la situacion de los objetivos relacionales, tienen que marcar la diferencia y también detectar esos que: están basados ​​en un beneficio económico y los que no, esos que benefician la distinción con la rivalidad, y esos que son altruistas (popular o medioambientalmente). Ciertos ejemplos de objetivos podrían ser (ejemplo 1: Dirigir el NPS de mi compañía en lo que se refiere a mi rivalidad en tres años; ejemplo 2: Que el 75% del personal de mi compañía la considere como la opción mejor profesional ).
  4. Dimensión de la estrategia relacional: Lo idóneo sería que la estrategia relacional entendiese a todos y cada uno de los clientes del servicio, artículos o servicios. Pero lamentablemente la verdad en ocasiones nos transporta a niveles mucho más limitados, así sea por nuestras opciones, pues no da rincón a un plan relacional en este punto preciso (solo transaccional), o pues nuestro público propósito no la admite.

¿Por qué razón es esencial sostener una aceptable relación con tus clientes del servicio?

Al entender por qué razón sirve la mercadotecnia relacional es común que broten distintas inquietudes en lo que se refiere a su relevancia en el planeta empresarial gracias a las diferencias entre la mercadotecnia relacional y la mercadotecnia clásico.

La mercadotecnia clásico es un marketing enfocado de forma exclusiva a la promoción de bienes y prestaciones bajo una visión de ventas. Busca acrecentar sus ventas bajo cualquier situación. Es mucho más, frecuentemente se caracteriza al marketing clásico como un marketing obsoleto que no fundamenta su enfoque en los clientes del servicio, sino en las puras ventas. Por contra, la mercadotecnia relacional enfoca sus elementos y sacrificios al cliente.

CRM, una herramienta clave para la mercadotecnia relacional

Sabiendo que la mercadotecnia de relaciones tiene como idea la administración de mejores y mucho más perdurables conexiones con los clientes del servicio, no es extraño que los CRM sean una herramienta importante para la integración de ese modelo. Los CRM, o interfaces de administración de relaciones con el cliente, son un aspecto clave para la mercadotecnia, puesto que dan distintas virtudes a las compañías en el desarrollo de comunicación y también interacción con el público propósito.

  • 3 virtudes de un sistema CRM para la mercadotecnia de tu compañía

Deja un comentario