existe una política de marketing interno en la empresa

De qué manera apalancar el éxito de la marca en una refulgente administración de la gente.

Oriente la compañía hacia el cliente. Este es el mantra que se reitera regularmente desde las distintas transmisores de management (líderes, estudiosos, pensadores, escritores, etcétera…) y sus antenas (academias de negocio, gacetas, weblogs, etcétera…). Y es un mantra acertado y preciso. Obviamente un propósito básico de las compañías es tener clientes del servicio y cuanto mucho más mejor. De ahí que invierten enormes proporciones de dinero desarrollandose de bienes y prestaciones, optimización de canales de distribución y avance de proyectos de comunicación que logren primero apoderarse y después fidelizar a los clientes del servicio. Este modelo de creación de valor para el cliente, debe materializarse en una marca vigorosa y verse traducido en una mejor situación en relación a la rivalidad (mayor generación de margen y mejor protección del mismo). Por consiguiente, hay consenso en que la orientación de la compañía hacia el mercado es la única vía viable de vida productivo y sostenible para las compañías. Y mucho más a la novedosa economía de la escasez, donde solo hay lugar para los más destacados. La abundancia acogía al mediocre, pero eso ahora ocurrió la historia. Nosotros no volveremos a verlo, quizás nuestros hijos sí. Siendo obvia la orientación y el enfoque hacia afuera brotan múltiples cuestiones: ¿es verdaderamente viable orientar la compañía hacia el cliente sin un deber sólido de la gente que forman la compañía? ¿Posiblemente la promesa de marca al cliente se cumpla en todos los puntos de contacto de la compañía con exactamente el mismo sin un alineamiento de la gente de la compañía con su estrategia? ¿Es viable lograr el éxito sin el deber de la gente de la compañía?

Peculiaridades del marketing de adentro

Tras ver qué es la mercadotecnia de adentro y ciertos tipos, tenemos la posibilidad de proponer una sucesión de especificaciones del marketing de adentro.

La primordial característica del marketing de adentro es que el cliente es el usado y es el que pertenece a nuestro público del marketing de adentro y que procuramos atraer. Otra de las especificaciones del marketing de adentro es que lo que vendemos asimismo es el desempeño de adentro de la compañía y sus valores.

vendedor

La satisfacción de los usados se va a ver influida por causantes como: mejores condiciones laborales, mayor participación por la parte de los estamentos, mejor tiempo laboral, mucho más integración y motivación, mucho más eficacia.

Elementos del marketing de adentro

  • Los usados: en marketing de adentro, los usados son los clientes del servicio a los que debemos «vender» el producto.
  • La compañía: es el producto cuyas virtudes deseamos enseñar a los usados. De ahí que, nos vamos a centrar en peculiaridades como la elasticidad y la conciliación laboral, el ámbito de trabajo, las opciones de avance profesional, etcétera.
  • La fuerza de ventas: los directivos y mandos intermedios de la compañía.
  • La comunicación interna: es la herramienta que usaremos para publicitar la compañía. Debe marchar tanto en sentido descendente (para trasmitir a los usados las políticas, objetivos y acciones) como ascendiente (a fin de que los usados hagan llegar su retroalimentación).
  • El propósito final: acrecentar la motivación de los trabajadores y con ella, la eficacia de toda la compañía.

La mercadotecnia de adentro tiene los próximos objetivos:

¿Y de qué manera tenemos la posibilidad de administrar adecuadamente el aparato humano de la compañía?

Es en este punto donde entra en juego la figura del líder.

Comprendemos “líder” como la persona que encabeza y dirige un conjunto o movimiento. No obstante, esta persona debe tener unas características específicas, para hallar sacar todo el potencial de su aparato.

¿De qué manera se realiza un plan de marketing de adentro?

Si llegó hasta aquí, vió que antes de llevar a cabo el plan de marketing has debido efectuar unos trabajos anteriores (determinar valores/cultura de compañía, perfil de tus usados, análisis del resto compañías…) ). Si ahora tienes todo claro es hora de ponerlo por escrito.

Como todo plan estratégico, ¿lo primero es fijar el propósito hallar una mayor eficacia? ¿retener un prominente porcentaje de los usados con talento? captar nuevos? hallar un mejor tiempo laboral? Tú escoges en función de tus valores y cultura, pero precaución, la meta ha de ser medible.

Deja un comentario