el marketing relacional en el mundo de las impresoras

HP es una compañía internacional que se encuentra en 170 países, tiene en torno a 350.000 usados y tiene una cartera de bienes y prestaciones muy amplia y extensa, desde gadgets, como ordenadores y también impresoras, a servicios y también infraestructuras, como servidores y almacenaje. Salvador Cayón lo enseña de esta forma: “Hay tres enormes áreas de negocio: una es la de mpresión y sistemas personales (PPS en sus iniciales en inglés), que es donde trabajo; otra es la de infraestructura, que es el hardware y también incluye los servidores, el almacenaje, las redes y, como es natural, asimismo el programa que hace eficaz la administración de la infraestructura; y otra la de servicios. Precisamente todas estas entidades de negocio representa una tercer parte de la facturación de HP. Hablamos, ya que, de una compañía realmente bien segmentada, que se encuentra en varios nichos de clientes del servicio, profesional y consumo, y en muchas zonas. Esto causa que las crisis o los importantes cambios tecnológicos que tienen la posibilidad de llevar a cabo padecer una unidad u otra no nos afecten al unísono”.

Esta variedad otorga a la compañía otra característica propia: “Somos primeros o segundos en todas y cada una de las áreas donde estamos trabajando, en prácticamente todas primeros, y lo interesante es que nuestros contendientes no son iguales en todos y cada área, no se repiten. Es mucho más bien difícil administrar, pero asimismo es mucho más atrayente”.

Marketing relacional a través de tarjetas PVC

En el planeta del marketing cada vez es más esencial hallar un vínculo de calidad con nuestros clientes del servicio. Es bastante más difícil fidelizar a tus clientes del servicio que hallar otros nuevos. La mercadotecnia relacional radica en producir relaciones próximas y rentables con los clientes del servicio con la intención de hallar y sostener procesos de trueque con ellos en un largo plazo, aparte de hallar la prioridad hacia la compañía y/o sus bienes y prestaciones.

Las tarjetas plásticas adaptadas dejan a las compañías fidelizar clientes del servicio y marchan por consiguiente como tarjetas de fidelización. El sentimiento de pertenencia de un cliente a una marca medra en el momento en que tiene en su poder una tarjeta con un logotipo y firma ciertos.

La buena relación puede ser el aspecto que falte al elegir sobre una compra

Lograr que el cliente piense en su compañía en el momento en que llegue el instante de la adquisición ha de ser el propósito central de todo el aparato de Marketing.

No obstante, hay otras virtudes al invertir en esta idea. Lo primero es que sostener la relación con tu cliente, aun con lo que ha cerrado una compra, puede ser muy asequible. El coste de la relación de sostener a los viejos clientes del servicio es bastante menor que el coste de comprar nuevos clientes del servicio.

Deja un comentario