comparativa del estilo alfrd hicthot con el marketing publicitario

Si tomas no conduzcas, pero el vodka Absolut y NASCAR tienen en este momento algo en común. Las dos compañías fueron galardonadas, adjuntado con Nike, con el premio de excelencia en marketing a lo largo del acercamiento de directivos de marketing festejado en Wharton, los días 19 y 20 de septiembre.

Plus – Jamaica Inn (

La última película de Hitchcock en Inglaterra y la primera incursión de Maureen con su nombre artístico “O´Hara” ( inicialmente se llamaba) , pero Laughton sugirió mudarle el nombre), más allá de que la cinta se distancia del estilo del profesor del suspense al estar completamente dominada por un Converses Laughton productor y personaje principal (la historia de historia legendaria afirma que asimismo él la terminó dirigiendo), el ágil relato sobre criminalidad “pirata” desde un inicio encausó el intrépido y también indomable carácter de la actriz, una proyección de su personalidad y que aquí debe salir adelante de la amenaza del su profesor y malo del largometraje, un Laughton muy atractivo y orgulloso de su pupila.

Quizás la razón de que el cine de Stanley Kubrick se quedara lejos de los enormes números de taquilla debía ver con su visión fatalista, irónica y siempre fría sobre la condición humana.

Asegura Jean-Luc Godarden sus Histoire(s) du cinéma (1988-1998) que «Alfred Hitchcock triunfó allí donde fracasaron Alejandro, Julio César, Hitler, Napoleón… Tomar el control del cosmos ». WellesoF. W. Murnau detallan una aptitud innata para editar la verdad en una visión envolvente y impresionante, con un estilo vivo y órgano de aparente sencillez que semeja aprender el planeta y dominarlo. No es la situacion de Kubrick. Su cine no sale de las vísceras, ni del instinto, sino más bien de una preparación intelectual intensa; su intensidad no es sensible sino más bien absolutamente autoconsciente. Cada obra de su filmografía está encabezada por una ambición napoleónica, la frialdad estratégica de un superdotado que busca llevar a cada compañía a la cima de su género, con una meticulosidad que siempre limitó el número de películas que tienen dentro su obra en comparación con otros profesores. El rechazo que despertaba en ciertos críticos radicó en que detectaban esta soberbia en la solemnidad de sus formas, en su molesto manierismo. Y el inconveniente para ellos fue que, a la altura de sus metas, el directivo logró emplazar a la mayoría de las películas en la historia del cine.

A pesar del prestigio y admiración que provocaba su trabajo, Kubrick envidiaba de Spielberg su capacidad para hallar éxitos comerciales definitivos sin abandonar una observación autoral propia. Quizás la razón de que el cine del primero se quedara lejos de estos números de taquilla debía ver con su visión fatalista, irónica y siempre fría sobre la condición humana, radicalmente contraria a la del segundo (si bien solo hay que comprobar a Barry Lyndonper revisar que en lo más mínimo su pensamiento es despiadado o elitista, sino más bien lleno de lucidez emotiva y trágica). «El cinismo, la pérdida de valores espirituales, 2 guerras mundiales, la desilusión comunista, el psicoanálisis, han obligado al escritor del siglo XX a sostener a su personaje principal ajeno, indiferente, abrumado con los inconvenientes relativos a la vida Si el planeta moderno pudiese resumirse en una palabra, esta sería “absurdo”. el insconsciente colectivo, en feliz comunión con la música de Strauss, Ligeti, Beethoven, Schubert, HandeloShostakovich, y que someten a los ojos y orejas del espectador al mismo encontronazo que experimentaban los de Malcolm McDowell con el procedimiento Ludovico en La naranja mécanique(1971) . La civilización habitual del siglo XX no se enseña sin el monolito.

Deja un comentario