analisis del libro las 22 leyes inmutables del marketing

“2 compañías no tienen la posibilidad de grabar exactamente la misma palabra en la cabeza de los clientes del servicio”. Cada uno de ellos va a deber conseguir entonces una que la defina en peculiaridad y que la distinga de la rivalidad.

Si no logras ser el primero que se introduce en la cabeza de los clientes del servicio, tampoco tienes que ofrecer la guerra por perdida. Hay otras tácticas para los números 2, 3…es lo que relacionan con una escalera y, en dependencia del peldaño que ocupes, vas a poder utilizar un plan de marketing diferente, especialmente si el tuyo es un producto de empleo períodico. La estrategia va a depender de de qué forma se haya penetrado próximamente en la cabeza y, por consiguiente, del peldaño que se ocupe. Ejemplo: la compañía de alquiler de turismos Avis, que no tenía éxito por no ocupar el primer peldaño. Eligieron aceptar su segundo puesto diciendo Avis, número 2 de alquiler de turismos.

Ley de la peculiaridad

Relacionándolo con la previo ley, es esencial que relaciones tu marca con una palabra que no se utilice ahora con otra marca. Cada marca debe hallar una palabra que le asista a marcar la diferencia de la rivalidad.

En el libro “Las 22 leyes inalterables del marketing” está la ley de la escala, que muestra que todas y cada una la gente tienen en la cabeza una lista de fabricantes o artículos que brinden estas fabricantes puestos en función de las que mejor imagen tienen a las que peor. Por consiguiente, si no logras estar en el primer sitio, siempre y en todo momento puedes posicionarte en los peldaños siguientes. Dependiendo del peldaño que ocupes en la cabeza del cliente, lograras utilizar un plan de marketing u otra. La estrategia va a depender de de qué forma se haya penetrado próximamente en la cabeza y, por consiguiente, del peldaño que se ocupe.

Las 22 leyes inalterables del marketing

El día de hoy habitamos un planeta de tiktoks y directos en Instagram, chatbots para tener relaciones con el cliente, campañas que cambian sobre la marcha merced a los datos en el mismo instante y la IA (inteligencia artificial) y marketing personalizado. Pero ¿y si no hubiésemos cambiado tanto? ¿De qué forma han avejentado las leyes de Al Ries y Jack Trout? ¿Han resultado verdaderamente inalterables? Las resumimos y que cada uno de ellos saque las conclusiones.

“Es preferible ser el primero que ser el más destacable”. Es considerablemente más simple llegar a un cliente si somos los primeros en darle algo para persuadirle, a posteriori, de que nuestro producto es preferible que otro. Las fabricantes líderes lo son, en varios sentidos, por el hecho de que fueron vanguardistas. No obstante, no tiene que ver con ser primero a cualquier coste. Es requisito serlo ofertando diferencia, valor añadido y calidad.

Ley 5, la ley de la confluencia

El más destacable enfoque es apropiarnos de una palabra en la cabeza del cliente.

La mayor confluencia es en el momento en que se disminuye a solo una palabra:

Ley de la Concentración

La ley de concentración es la sexta directriz del grupo de las ’22 leyes inalterables del Marketing’. Los usuarios llegan en ocasiones a relacionar una palabra, imagen o color con una marca; este aspecto equivale a un rotundo éxito de cualquier campaña de marketing; si conseguimos llegar a este nivel con nuestro producto o servicio, vamos a tener el éxito asegurado; eso sí, debemos trabajar mucho, insistir y tener paciencia en tener desenlaces.

El cliente debe tenernos en la cabeza en el momento en que esté intentando encontrar un producto en nuestro abanico de promociones; en este aspecto no debemos ser líderes, pero sí presentes y realmente bien posicionados.

Deja un comentario